Apple brilla a pesar de todas sus fallas

viernes, 29 de agosto de 2008

Primero los recortes en el precio del iPhone dejaron perplejos a
sus clientes más antiguos, después se reportó que algunos iPods echaban chispas.
Ahora el iPhone 3G está plagado de errores de programación, su servicio falla y
los programas del teléfono se borran.
Tal serie de percances y tropiezos
podrían llevar a la crisis a cualquier compañía de electrónicos, pero desde
luego Apple no es cualquier compañía de electrónicos. Incluso ante las
enardecidas quejas en el internet, parece que la excelente reputación de Apple
resurgirá sin tacha.
"La realidad objetiva es que Apple comete bastantes
errores", afirmó Peter Fader, profesor de mercadotecnia en la facultad de
ciencias empresarias Wharton de la Universidad de Pennsylvania. Sin embargo,
dice Fader, los seguidores leales de la compañía, e incluso los usuarios
casuales, se han identificado tan fuertemente con su movimiento individualista
de vanguardia, que están dispuestos a creer lo contrario.
"Muy pocas
compañías tienen este tipo de estatus icónico con el que todo lo que producen,
incluso si es mediocre, sale inmediatamente rodeado por una aureola",
afirmó.
Kern Bruce, un diseñador de páginas de internet de 25 años que vive
en Boston, hizo 13 horas de cola para comprar la primera versión del iPhone.
Después lo cambió para comprarse uno 3G.
"No había marcha atrás en ese
momento, pero poco después de que lo vendí empecé a arrepentirme", afirmó. Las
quejas de Bruce se hacen eco de los innumerables mensajes en los foros de
internet: El aparato se calienta demasiado, los programas se bloquean y se
conecta tan pocas veces a la red de tercera generación, o 3G, que Bruce lleva su
iPhone con la conexión apagada.
Apple, que se negó a dar declaraciones para
este reportaje, sólo dijo que se presentaron bastantes de quejas. Después la
compañía lanzó una compostura a los programas para el teléfono que, según la
empresa, mejoraría su capacidad para conectarse a la red 3G. Pero los usuarios
de varios sitios de internet afirman que no ha mejorado.
Bruce, un
"aficionado" de Apple desde que se lanzara el primer iPod, regresó a la tienda
una computadora MacBook Air porque se calentaba demasiado, y agregó que su
monitor de gran formato Apple proyecta imágenes ennegrecidas.
"Escatiman en
materiales cuando prueban las cosas para ganar mercado, pero ahuyentan a la
gente que ha estado con la marca incluso cuando estaba en problemas",
dijo.
Aún así, cuando se le preguntó si abandonaría a Apple, la respuesta de
Bruce fue un no rotundo.
Las Mac son "mucho mejor que las alternativas, en
cuanto a la estabilidad, los virus, la posibilidad de realizar gráficos
avanzados", dijo. "No podría decirle a la gente que deje de comprar productos de
Apple. Ellos hacen productos muy buenos".
El nuevo iPhone marcó un importante
cambio en la relación de la compañía con los programadores de software. El
primer iPhone no permitía que personas externas a la compañía diseñaran soporte
lógico para el aparato, aunque los "hackers" lo hicieron de cualquier
forma.
Apple cambió la estrategia con el teléfono 3G y dio a programadores
externos las herramientas para crear aplicaciones del iPhone y la posibilidad de
venderlas en iTunes.
Pero los creadores están molestos con el secretismo de
Apple y los límites al tipo de programas que pueden diseñar. Un acuerdo
extraordinariamente restrictivo que deben firmar les impide compartir
información incluso entre colegas.
Los programadores también se quejan de que
Apple les ha impedido acceder a los programas internos con los que trabaja el
iPhone. Por ejemplo, aquellos que no pertenecen a la empresa no tienen permitido
entrar en las bibliotecas de los usuarios en el programa iTunes para mostrar
canciones o gráficos.
Apple no suele informar por qué algunas propuestas de
programas son rechazadas o por qué otras más son retiradas de la tienda de
iTunes sin que se le advierta a sus creadores o se les de una
explicación.
Baba Shiv, profesor de mercadotecnia en el colegio de posgrado
en negocios de Stanford, compara a los fanáticos de Apple con los motociclistas
que prefieren a las Harley Davidson más que a las motocicletas japonesas con una
calidad casi indiscutiblemente superior.
"En el ámbito público el factor de
la popularidad importa", afirmó.
Shiv afirma que los seguidores de Apple
subestiman la información negativa de la marca para explicar su relación con
ella y justificar su inversión en productos que probablemente no son mejores que
la competencia.
Una vez que la lealtad se ha creado "la transgresión tiene
que ser tan horrible para que alguien cambie completamente la historia", afirmó
Shiv. "Si algo así hubiera ocurrido con Microsoft, el impacto a largo plazo
habría sido aún más para Microsoft que para Apple".
 

Suscribete

Escribe tu Email:

Most Reading

Copyright © . Quenotas. - Ckj1 Studios.