Microsoft habla por boca de Bill Gates sobre las novedades que podría traer Windows 7

sábado, 24 de mayo de 2008

Aunque para muchos las declaraciones del presidente de Microsoft sobre la próxima versión del sistema operativo de la compañía han pasado desapercibidas en medio de la vorágine informativa provocada por el intento de adquisición sobre Yahoo! y su posterior abandono, algunos medios se están haciendo eco de las declaraciones de Bill Gates sobre Windows 7 realizadas en la que debe ser su última gira asiática ocupando su actual cargo antes de jubilarse.

No es tampoco la primera vez que salen a la luz detalles de cómo podría ser Windows 7, ya que anteriormente se había especulado en diversos rotativos online sobre lo que podría aportar de nuevo esta futura versión. Y son solamente especulaciones debido al silencio oficial al respecto de la compañía de Redmond.

La usabilidad y la conectividad son los dos puntos en los que la próxima iteración del sistema operativo de Microsoft mejorará. El creciente número de dispositivos con sistema operativo y capacidades de almacenaje y creación de documentos que los usuarios tenemos a nuestra disposición dificultan el saber donde tenemos una información determinada en un momento dado. Esto se quiere solventar en Windows 7, y no solamente con las herramientas de sincronización, sino también con las que nos permiten conectarnos al PC remotamente y acceder a los ficheros que allí tenemos almacenados.

Live Mesh, la tecnología de conectividad y acceso remoto que la compañía de Redmond presentó hace escasas semanas ya apuntaba en éste sentido, y es probable que la veamos incluida de serie en Windows 7.

Gates afirmó ante la prensa que su visión es la de acortar el ciclo de publicación de nuevas versiones del sistema operativo a tres años, dos si es posible. Una de las críticas que se han vertido sobre la compañía que fundó es la tardanza entre el lanzamiento de Windows XP y la presentación de Windows Vista, 7 años -un periodo inusualmente largo en el mundo de la informática-. Además, las distribuciones GNU/Linux tienen ciclos de renovación que llegan a ser incluso de seis meses vista, por lo que Microsoft debe pensar en éste enemigo, cada día más fuerte.

En el universo Microsoft, las nuevas versiones de sistema son a veces reemplazadas con un "placebo" como son los service packs, actualizaciones acumulativas que se publican cada dos o tres años (en algunos casos menos) y que incluyen todas las actualizaciones de seguridad publicadas hasta la fecha y algunas funcionalidades nuevas. Junto a las actualizaciones del sistema, los servicios online que lo acompañan también se verán actualizados con mayor regularidad, siguiendo el paradigma de beta continua que tanto éxito ha tenido en la Web 2.0 .

Otras novedades que anteriormente se han citado para el futuro sistema son una interfaz de usuario multitáctil y con reconocimiento de voz y el sistema de ficheros WinFS (sucesor del NTFS).

¿Un paso estratégico o un error de cálculo?

Pese al éxito de ventas que está teniendo Windows Vista, la mayoría de los analistas de mercado asumen que el nuevo sistema operativo no está funcionando muy bien. No tanto por problemas técnicos, pese a que las dificultades que presenta para ejecutar muchas aplicaciones concebidas para Windows 2000 o XP son un handicap en su adopción, especialmente en el sector empresarial.

En la calle, en las tertulias de la cafetería o en el trabajo, no es difícil escuchar comentarios de amigos o completos desconocidos que hacen especial hincapié en las dificultades que encuentran para ejecutar programas o juegos con los que podían trabajar perfectamente en el XP y que ahora dan problemas de compatibilidad.

De hecho, los analistas coinciden en señalar que el éxito de ventas del nuevo sistema es debido a su inclusión en máquinas nuevas en detrimento del XP, y que un signo de la apatía del gran público hacia él es la demanda que aún experimenta la versión anterior y que se materializa en los intentos de los grandes fabricantes para mantener el suministro de máquinas equipadas con él.

La propia Microsoft se ha visto obligada a retrasar la fecha de expiración de Windows XP, aquella en la que dejarán de estar disponibles nuevas licencias para su venta, debido a las reticencias de los usuarios y, especialmente, de los corporativos.

Ante esta situación, uno puede preguntarse si las informaciones sobre Windows 7 y su próxima aparición en fase beta -si así acaba produciéndose- han sido dadas a conocer por Microsoft de forma premeditada cómo forma de tranquilizar a los usuarios -y, nuevamente, en especial a los corporativos-, haciéndoles sentir la confianza en disponer de una próxima versión que convierta a Vista en un puente que los prepare para el salto desde XP a 7. No obstante, estas informaciones también podrían generar en el público la idea de no actualizarse a Windows Vista en espera del próximo Windows 7, convirtiendo a la actual última versión del sistema de Microsoft en una especie de Windows ME, que ya en su época vivió un fenómeno parecido.
 

Suscribete

Escribe tu Email:

Most Reading

Copyright © . Quenotas. - Ckj1 Studios.